Logotipo del SMU

RMU

Revista Médica del Uruguay

ISSN: 1688-0390


Vol.12 - Nº 2 - Oct. 1996

Índice | Art. Siguiente

Factores pronósticos en la evolución alejada del infarto agudo de miocardio tipo Q

VANERIO G; BAGATTINI JC; ARNESTO OD; MERLIC S; VALIENTE B
Rev Med Urug 1996; 12: 96-105
Texto completo |  Texto completo (Nueva ventana, pdf) | Resumen

Resumen

El infarto agudo de miocardio (IAM) es una de las causas más frecuentes de ingreso en las unidades de cuidados intensivos. Diferentes variables se han identificado como indicadoras de riesgo en la evolución alejada del IAM. La función ventricular y la severidad de las lesiones coronarias son las más importantes. El objetivo de nuestro trabajo fue identificar los factores de mayor significación capaces de influir en la mortalidad alejada de causa cardíaca, en un grupo de pacientes egresados de una unidad de cuidados intensivos con el diagnóstico de IAM tipo Q y seguidos por lo menos por un período de un año. Noventa pacientes llenaron los criterios de inclusión. Se logró establecer contacto con 76 pacientes (76/90) (84%), con un seguimiento promedio de 36 ± 27 meses (rango 12-87). Dieciséis pacientes (16/76) (21%) fallecieron durante ese período, 4 por muerte no cardíaca, 12 (75%) por muerte de causa cardíaca (9 no súbita y 3 súbita). Más de 50% de los pacientes fallecieron dentro del primer semestre del infarto y más de 80% en el primer año. Al comparar los grupos de vivos y fallecidos, la edad, la clase funcional previa y el antecedente de infarto de miocardio previo fueron las variables más diferentes. El uso del ecocardiograma mostró que los diámetros de fin de diástole y sístole (particularmente este último) fueron significativamente menores en el grupo de sobrevivientes. El grupo de fallecidos recibió menos betabloqueantes en forma significativa. El uso de estreptoquinasa en nuestra serie no demostró diferencias. El análisis de las curvas de sobrevida se realizó para tres variables. Una buena función ventricular estimada por ecocardiograma, una dispersión del intervalo QT < 40 ms y el uso de betabloqueantes se asociaron significativamente con una mayor sobrevida, no así el uso o no de trombolíticos. En consecuencia logramos identificar, con cierta precisión, grupos de alto riesgo. Estos deberán ser vigilados estrechamente y tratados más agresivamente sobre todo luego del alta, teniendo en cuenta la elevada mortalidad dentro del primer año.