Logotipo del SMU

RMU

Revista Médica del Uruguay

ISSN: 1688-0390


Vol.17 - Nº 3 - Dic. 2001

Art. Anterior | Índice | Art. Siguiente

Los estudiantes, los docentes y el aprendizaje

MUSETTI D; RODRIGUEZ M; CAYOTA P
Rev Med Urug 2001; 17: 171-179
Texto completo |  Texto completo (Nueva ventana, pdf) | Resumen

Resumen

Un equipo interdisciplinario integrado por docentes de educación media y psiquiatras de niños y adolescentes trabajó durante dos años en un liceo de Montevideo analizando la situación de alumnos con dificultades diversas, en el marco de un enfoque de prevención en salud mental en ámbitos comunitarios.

El objetivo de las acciones fue contribuir al proceso de aprendizaje de los alumnos y a la consecuente superación de sus logros. Para ello se fueron elaborando, para cada situación, estrategias de aprendizaje específicas que posibilitaran ese desempeño.

Se partió de una definición operativa del aprendizaje concebido como un proceso esencial del desar rollo humano que permite al individuo conocer, ejercitar y ampliar sus capacidades, lo que derivará ?en lo inmediato y en el futuro? en hacerse dueño de su destino, crecer con dignidad y contribuir al desarrollo social y al intercambio democrático.

Se encontró que: a) 12% de los alumnos necesitó una atención especializada. b) En ellos existía una paridad en ambos sexos. c) La distribución de la problemática fue la siguiente: de tipo fundamentalmente afectivo, 32%; intelectual, 26%; sensorial, 17%; neurológica, 13%; conductual, 4%. d) Se constató un alto grado de co-morbilidad.

Se concluye que: a) Todas las dificultades de aprendizaje tienen una situación problemática de base, que es necesario estudiar y atender. b) Si lo anterior no es tenido en cuenta, con un diagnóstico y un tratamiento adecuados, se incurre en una serie de desinteligencias, configurando una yatrogenia que agrava la situación y compromete más aun su posible resolución. c) Se crea un bloqueo del proceso normal de aprendizaje que afecta al alumno, al docente y al conjunto del grupo de clase.

d) Se vive durante el año curricular una experiencia relacional, laboral y vital negativa, que confirma lo precedente y tiende a consolidar el desánimo.