Logotipo del SMU

RMU

Revista Médica del Uruguay

ISSN: 1688-0390


Vol.18 - Nº 1 - May. 2002

Art. Anterior | Índice | Art. Siguiente

Actualización sobre la incidencia y las causas del insomnio primario y secundario

MONTI JM
Rev Med Urug 2002; 18: 14-26
Texto completo |  Texto completo (Nueva ventana, pdf) | Resumen

Resumen

Diversos estudios epidemiológicos realizados en Europa y Norteamérica indican que las alteraciones del sueño son comunes en la población general. Su prevalencia es mayor en la mujer y en las personas de edad avanzada. Alrededor de 10% a 19% de los pacientes que consultan por un insomnio señalan que el mismo es de carácter crónico. Las alteraciones del sueño en el anciano están relacionadas en la gran mayoría de los casos a afecciones crónicas, es decir que son independientes del proceso de envejecimiento.

El insomnio primario crónico está vinculado en su inicio a factores emocionales o eventos estresantes. Estos llevan al desarrollo de asociaciones que previenen la aparición del sueño.

Esta forma de insomnio no depende de la presencia de afecciones médicas o psiquiátricas.

El insomnio secundario crónico puede depender de otra patología del sueño, una afección psiquiátrica o médica, el efecto de un fármaco de uso clínico o la dependencia a fármacos de adicción. Dentro de las determinantes más frecuentes del insomnio secundario se encuentran las afecciones psiquiátricas (trastornos de ansiedad, depresión), neurológicas (enfermedad de Alzheimer, enfermedad de Parkinson, epilepsia, accidente vascular encefálico, cefaleas), médicas (cardiovascular, respiratoria, gastrointestinal, endócrina, reumática, neoplásica).

También se han descrito alteraciones del sueño durante el embarazo y la menopausia.

Diversos fármacos de uso clínico (metilxantinas, antidepresivos, antiepilépticos, antihipertensivos, corticoesteroides) y la nicotina dan lugar a la aparición de un insomnio que puede llegar a ser severo.