Logotipo del SMU

RMU

Revista Médica del Uruguay

ISSN: 1688-0390


Vol.23 - Nº 3 - Set. 2007

Art. Anterior | Índice | Art. Siguiente

Dificultad en el diagnóstico de tuberculosis en pacientes infectados por el virus de inmunodeficiencia humana (VIH) y variables que determinan el inicio de un tratamiento empírico antituberculoso

CABRERA S; MEDINA JC; SALABERRYBORDA AM; LIBRÁN MJ; GONZÁLEZ HM; SAVIO E
Rev Med Urug 2007; 23: 164-172
Texto completo |  Texto completo (Nueva ventana, pdf) | Resumen

Resumen

Introducción: la coexistencia de VIH y tuberculosis (TB) dificulta el diagnóstico de TB y retarda la indicación del tratamiento específico. Con los objetivos de identificar las variables que se relacionaron con la dificultad de un diagnóstico de TB y documentar aquellas que determinaron el inicio de un tratamiento específico empíricamente, se realizó la revisión de los tratamientos empíricos antituberculosos iniciados en la Cátedra de Enfermedades Infecciosas en un período de cinco años.

Material y método: estudio retrospectivo descriptivo.

Definiciones: TB confirmada: cultivo de Mycobacterium tuberculosis. TB altamente probable:

granulomas o caseum en citología/histopatología o directo de baciloscopía positivo. TB probable:

remisión de la fiebre antes de los 15 días del inicio de tratamiento y paciente vivo al alta. TB no confirmada o no TB: no cumple ninguno de los criterios anteriores o se obtiene otro diagnóstico.

Grupo A: TB confirmada y altamente probable; grupo B: TB probable.

Resultados: se incluyeron 92 pacientes. El grupo A representó 82% (n=75) y fueron consideradas TB verdaderas. Se documentó una diferencia significativa en el nivel de CD4 entre el grupo A y B, 234±120 células/ml y 94±72 células/ml respectivamente (p=0,0007).

Un conjunto de variables determinaron el inicio de un tratamiento empírico en la mayoría de los pacientes, siendo la asociación de fiebre prolongada, clínica respiratoria e imágenes compatibles las que se consideraron más frecuentemente.

Conclusiones: la severa inmunodepresión marca una dificultad para hacer diagnóstico definitivo de TB. La identificación de un conjunto de variables permiten al clínico el inicio de un tratamiento empírico antituberculoso en pacientes VIH con un elevado acierto diagnóstico posterior.