Logotipo del SMU

RMU

Revista Médica del Uruguay

ISSN: 1688-0390


Vol.25 - Nº 1 - Mar. 2009

Art. Anterior | Índice | Art. Siguiente

Oportunidades perdidas para evitar la transmisión materno-infantil del virus de la inmunodeficiencia humana; Uruguay 2005-2007

QUIAN J; GUTIERREZ S; ZABALA C; GONZÁLEZ V; BERNADÁ E; GUIMIL S; GALEANO V; AMORÍN B; APOLO L; CASTRO M
Rev Med Urug 2009; 25: 27-33
Texto completo |  Texto completo (Nueva ventana, pdf) | Resumen

Resumen

Introducción: a pesar de que Uruguay tiene un Programa Nacional de ITS.SIDA en el Ministerio de Salud Pública, que los servicios de salud son aparentemente accesibles a la población y que los antirretrovirales (ARV) son gratuitos para los tributarios del sub sector público, las cifras de transmisión vertical del VIH son inaceptablemente elevadas.

Objetivo: analizar la existencia de oportunidades perdidas que hubieran evitado la infección.

Material y método: análisis de las historias clínicas de los niños infectados nacidos en el período 1º de enero de 2005 al 31 de diciembre de 2007.

Se analizaron las siguientes variables: momento del diagnóstico, control de embarazo, medicación recibida, vía de finalización, ARV durante el nacimiento y al recién nacido, amamantamiento. Se estudiaron, cuando fue posible, las condiciones psicológicas de las madres.

Resultados: en ese período nacieron 264 hijos de madres infectadas con VIH; 13 resultaron infectados (transmisión vertical 4,9%).

De las 13 mujeres, 11 no controlaron su embarazo, por lo que no recibieron ARV, dos no recibieron zidovudina (AZT) durante el nacimiento a pesar del diagnóstico por test rápido en el parto, y cuatro recién nacidos no recibieron AZT y amamantaron.

Las condiciones sociales, económicas y culturales de las madres fueron de vulnerabilidad, ya que muchas de ellas estaban solas, consumían drogas, tenían problemas psicológicos y su cultura era escasa. Seis ejercían la prostitución.

Dos murieron durante el primer año de vida de los niños. Dos de los padres estaban presos y uno de ellos murió en la cárcel..Dres. Jorge Quian, Stella Gutiérrez, Cristina Zabala, Virginia González y colaboradores Revista Médica del Uruguay 28 Introducción La transmisión vertical (TV) de la madre al hijo es la princi-pal fuente de infección en los niños VIH positivos pu-diendo ocurrir antes, durante o después del nacimiento.

El porcentaje de transmisión materno infantil del VIH en Estados Unidos y Europa Occidental es cercano a 1% (1,2) .

En los países en vías de desarrollo el porcentaje es variable, pero siempre más alto, como ocurre en Brasil, Argentina, Chile y Uruguay (3-7) .

Los avances en el conocimiento de esta enfermedad permitieron establecer los factores que inciden en el ries-go de la TV.

Entre los factores relacionados con la infección mater-na, la carga viral (CV) alta (>1.000 copias/ml), recuentos absolutos de linfocitos CD4 bajos, la presencia de enfer-medades marcadoras de sida, de infecciones genito urina-rias durante el embarazo y la coexistencia con otras infec-ciones (citomegalovirus, toxoplasmosis, tuberculosis) aumentan el riesgo de TV (8-12) .

En relación con el nacimiento, la vía vaginal constitu-ye un riesgo mayor comparada con la cesárea realizada antes del inicio del trabajo de parto (2,8-12) . La rotura de membranas con más de cuatro horas de anticipación al nacimiento también aumenta el riesgo de transmisión.

En relación al niño, los procedimientos invasivos de monitoreo fetal, el parto prematuro y el amamantamiento, constituyen factores para un mayor riesgo de TV.

En 1994, se conocieron los resultados del protocolo ACTG 076, que demostró que la administración de zidovudina (AZT) a la madre durante el embarazo y parto, y al recién nacido durante las primeras semanas de vida, disminuía el riesgo de TV en 70% (13) . Desde ese estudio comenzaron a aplicarse otras estrategias para disminuir aún más la TV.

Uruguay es un país en vías de desarrollo que tiene algunas características particulares. Del total de los naci- Conclusiones: es necesario implementar políticas que logren captar a las mujeres embarazadas pertenecientes a los estratos más humildes de la población. El test rápido debe realizarse en forma sistemática en los embarazos mal controlados. El equipo de salud debe estar más comprometido con esta enfermedad, casi totalmente evitable para los niños.