Logotipo del SMU

RMU

Revista Médica del Uruguay

ISSN: 1688-0390


Vol.26 - Nº 1 - Mar. 2010

Art. Anterior | Índice | Art. Siguiente

Cantidad y calidad de la información conocida por pacientes que consintieron cirugías de coordinación

GONZÁLEZ GONZÁLEZ D; RODRÍGUEZ ALMADA H; RUSO L
Rev Med Urug 2010; 26: 25-31
Texto completo |  Texto completo (Nueva ventana, pdf) | Resumen

Resumen

Introducción: el consentimiento informado supone un proceso de interacción y comunicación en que la cantidad y la calidad de la información es determinante de su validez. La información recibida por los pacientes no siempre es decodificada, comprendida o recordada adecuadamente.

Objetivos: 1. Conocer la información que el paciente es capaz de transmitir luego de haber consentido un procedimiento quirúrgico de coordinación categorizado como cirugía mayor o alta cirugía. 2. Determinar si los pacientes conocían el diagnóstico preoperatorio, el tratamiento quirúrgico propuesto, sus posibles complicaciones y si deseaban conocer más respecto a su enfermedad o la cirugía propuesta.

Material y método: se seleccionó una muestra de conveniencia de 60 pacientes ingresados para cirugía mayor o alta que habían recibido información y aceptado el tratamiento propuesto. Se aplicó un formulario de cinco preguntas.

Resultados: los seleccionados fueron 39 mujeres y 21 hombres. Edad media: 59 años y 7 meses (rango: 19-84 años). La mayoría (n=55) dijo haber sido informada de su enfermedad. En 11, la enfermedad verbalizada no coincidió con el diagnóstico. Los casos de desconocimiento de la enfermedad y de discordancia con el diagnóstico correspondieron a pacientes oncológicos.

El tratamiento consentido era desconocido por 13 pacientes. La mayoría (n=33) no conocía completamente los riesgos del tratamiento. La mayoría dijo no querer preguntar ni saber más, pero diez pacientes deseaban hacer más preguntas.

Discusión: una parte considerable de los pacientes no recibió, no recordó o no pudo verbalizar información relevante para la toma de decisiones, lo que puede explicarse por mala cantidad y/o calidad de la información, o por factores dependientes del paciente, como la negación frente a la angustia generada por la enfermedad y su pronóstico. Se reconoce un sesgo paternalista aceptado en el patrón uruguayo actual. El desconocimiento del tratamiento no es justificable y entraña un problema ético y un riesgo médico-legal para los cirujanos.

Conclusiones: un porcentaje significativo no contó con información adecuada y suficiente luego de haber consentido y documentado por escrito y bajo firma un procedimiento de cirugía mayor o alta cirugía. Es necesario profundizar en el estudio de las causas de las fallas en el proceso del consentimiento informado. Es conveniente que los cirujanos conozcan estas debilidades y mejoren los procesos de información como forma de proteger los derechos de sus pacientes y de practicar la cirugía en forma más segura.