Logotipo del SMU

RMU

Revista Médica del Uruguay

ISSN: 1688-0390


Vol.26 - Nº 1 - Mar. 2010

Art. Anterior | Índice | Art. Siguiente

Linfoma de Hodgkin óseo

MAICHE M; PIÑEYRÚA M; PERRONI V; ALLIAUME G; MARTÍNEZ R
Rev Med Urug 2010; 26: 39-44
Texto completo |  Texto completo (Nueva ventana, pdf) | Resumen

Resumen

Introducción: los linfomas óseos son infrecuentes y el debut del linfoma de Hodgkin como compresión medular es excepcional y requiere para su diagnóstico alto índice de sospecha. Se describen menos de diez casos en la literatura con esta presentación.

Material y método: se presenta el caso clínico de un paciente de sexo masculino de 37 años que tras meses de dolor en columna lumbar con síntomas constitucionales, instala paraparesia de miembros inferiores siendo valorado con radiografía, tomografía y resonancia de columna que muestran destrucción y aplastamiento vertebral lumbar con compromiso medular, por lo cual se interviene quirúrgicamente para estabilización de columna. La biopsia ósea muestra infiltrado inflamatorio con fibrosis no específico y recibe tratamiento antibiótico y posteriormente tratamiento antituberculoso. En la evolución instala conglomerados adenopáticos superficiales y profundos, lográndose el diagnóstico de linfoma de Hodgkin a través de la biopsia de ganglio axilar. Se realiza una revisión bibliográfica del linfoma de Hodgkin óseo y su presentación como compresión medular.

Resultados: el paciente recibe tratamiento combinado de radioterapia y quimioterapia con buena evolución clínica, con resolución radiológica de las lesiones óseas y persistencia de tumoración parotidea, por lo que recibe radioterapia. El compromiso óseo en el linfoma de Hodgkin no constituye un factor independiente de mal pronóstico y no debe extrapolarse al compromiso de la médula ósea en la enfermedad avanzada.

Conclusión: los linfomas óseos son infrecuentes, pero la enfermedad puede debutar con el compromiso óseo y manifestarse como compresión medular. La biopsia ósea, si no se sospecha la enfermedad, muchas veces es informada como infiltrado inflamatorio inespecífico con elementos de fibrosis y es en esa situación en la cual debemos elevar la sospecha de linfoma óseo. El tratamiento es habitualmente combinado de radioterapia y quimioterapia con buen pronóstico funcional y vital, dado que el compromiso óseo no constituye un factor predictivo independiente de mal pronóstico.