Logotipo del SMU

RMU

Revista Médica del Uruguay

ISSN: 1688-0390


Vol.28 - Nº 4 - Dic. 2012

Art. Anterior | Índice

El ejercicio y el síndrome metabólico

RAMIREZ MA; ROSETY JM; MARCOS BECERRO J; ROSETY I; ORDOÑEZ F; ROSETY-RODRIGUEZ M; RODRIGUEZ PAREJA M; ROSETY MA
Rev Med Urug 2012; 28: 309-316
Texto completo |  Texto completo (Nueva ventana, pdf) | Resumen

Resumen

El síndrome metabólico (SM) será la pandemia del siglo XXI.

En Europa y en las Américas la prevalencia de obesidad alcanza a 17% de la población que padece SM, duplicándose el riesgo de ASCVD (enfermedad aterosclérotica cerebrovascular).

Se debe priorizar la reversión de la obesidad y de la inactividad física.

El SM se presenta como una secuencia de alteraciones metabólicas e inflamatorias a nivel molecular, celular o hemodinámico, compartiendo la resistencia a la insulina y la adiposidad de predominio abdominal.

La asociación SM y nuevos factores de riesgo independientes como la homocisteína plasmática (HC) y la proteína C reactiva (PCR), son considerados como predictores de riesgo cardiometabólico.

Entre los componentes del SM de mayor relevancia actualmente debe considerarse el estrés oxidativo y la influencia del ejercicio físico.

La obesidad central o abdominal es un importante elemento diagnóstico del SM, estrechamente relacionada con enfermedades cardiovasculares, no existiendo una clara y directa relación con cardiopatías isquémicas, siendo la edad un factor ligado a la relación entre SM y cardiopatías, llegando a 86% en mujeres de edad avanzada. El valor del riesgo cardiovascular es variable y depende de los factores de riesgo específico. Nuestro objetivo es mostrar los beneficios que nos puede proporcionar el ejercicio físico frente al SM y, como consecuencia, reducir el riesgo de alteraciones vasculares, especialmente cardíacas.

Los apartados utilizados en esta revisión son los relacionados con componentes fundamentales como obesidad abdominal, alteración del metabolismo glucídico, dislipidemia e hipertensión, además de aquellos implicados como factores de riesgo de enfermedades cardiovasculares como inflamación sistémica y estado protrombótico.